Saltar al contenido

Mis más mejores tartas favoritas: ¿Eres goloso? o ¿golosete?

18 junio, 2020
mejores tartas

Pastel de chocolate, tarta de queso, torta de crema… la repostería fácilmente puede enamorar corazones, pero si buscas algo francamente s u b l i m e, así como las mejores tartas del Mundo, no te puedes perder este artículo. Hoy en DShopping nos sentimos muy pero que muy golosos, por ello os presentamos las mejores tartas o, al menos, dos de nuestras favoritas.

Las mejores tartas del mundo: ¡Marchando una Pavlova tradicional!

mejores tartas
Fuente: piqsels

Increíble tarta de merengue con un suave relleno de nata montada

De aspecto suave y delicado la tarta Pavlova tradicional, ideal para prepararla en ocasiones especiales, está elaborada a base de merengue y un exquisito relleno de nata. Finalmente, para su decoración es habitual utilizar fresas frescas aunque estas pueden ser sustituidas por arándanos u otra fruta que guste más.  

¿Sabías que…? La tarta Pavlova Fue creada en los años 20 en honor a la bailarina rusa Anna Pavlova, durante una de sus giras por Nueva Zelanda y Australia. Realmente como el origen de esta tarta es incierto, ya que ambos reclaman su autoría, desde DShopping les damos las gracias por este formidable postre. ¿Alguien más quiere hacerlo?

Ingredientes (molde de 15 cm)

  • 110 gr de clara de huevo
  • 1 pellizco de sal
  • 110 gr de azúcar
  • 10 gr de harina de maíz (tipo Maizena)
  • 500 ml de nata líquida para montar
  • 50 gr de azúcar glass
  • 100 gr de fresas
  • 50 gr de arándanos (recordamos que la tarta clásica no los lleva)

Elaboración

Comenzamos la elaboración de esta tarta única batiendo las claras (a mano o con varillas eléctricas) con un pellizco de sal. En el momento en que cojan consistencia, añadimos el azúcar poco a poco; haremos esta acción sin  dejar de mezclar. Por último, después de echar todo el azúcar, batimos 5 minutos más.

Pasado este tiempo, y sin dejar de remover, añadimos la harina de maíz. Una vez que este toda integrada cogemos un poco de merengue entre las yemas de los dedos. En este momento notaremos el grano del azúcar. Este es el punto exacto en el que debemos dejar de batir.

Cuando ya tengamos elaborado el merengue casero lo colocamos sobre una bandeja de horno, previamente forrada con papel sulfurizado. Mientras lo colocamos le damos forma de volcán (dejando un hueco en el centro).  Esta es una forma sencilla de realizar la tarta, pero también puedes darle otras formas. A continuación, cocinamos durante 1h y 30 m aproximadamente, con el horno previamente precalentado a 140º C (con calor arriba y abajo, y sin aire). Después de este tiempo, cuando esté listo, apagamos, entreabrimos la puerta del horno (una rajita) y dejamos que se enfríe.

Solamente en el momento en el que vayamos a servir la tarta, montamos la nata (bien fría y con las varillas eléctricas). Cuando empiece a tomar consistencia, añadimos el azúcar glass y continuamos batiendo hasta lograr picos duros. OJO, es importante no pasarnos de batir para evitar que se corte. Para acabar la receta, rellenamos el hueco del merengue y coronamos con fresas frescas o lo que se nos antoje. ¿A qué esperas para probarla?

Las mejores tartas con chocolate: Sacher o Sachertorte

mejores tartas
Fuente: pikist

Una tarta que desafía a los muy chocolateros

De origen vienés (austriaco) esta es una de las tartas de chocolate más famosas que existen. Su elaboración consiste en un bizcocho de chocolate cortado en dos y unido por una fina capa de mermelada de albaricoque. Por último, esta delicia va cubierta con un glaseado de chocolate negro para m o r i r s e. No hay que decir que la tarta sacher gana aún más sí todos los ingredientes son de alta calidad.

¿Sabías que…? En 1832, el Canciller del Imperio Austriaco, Klemens von Metternich, encargó al pastelero titular de la Casa Real Austriaca la elaboración de algún tipo de postre para sus invitados. Pero éste, el pastelero, estando indispuesto delegó el trabajo a su ayudante, el aprendiz Franz Sacher.

El muchacho buscó la manera de satisfacer tan delicado encargo real y, recurriendo a todo lo aprendido del oficio, elaboró un postre tan sencillo como exquisito. Desde entonces han pasado casi dos siglos desde que esta impresionante tarta se ha convertido en uno de los símbolos de Viena.

Ingredientes para la mermelada casera

  • 500 gr. de albaricoques
  • 250 gr. de azúcar
  • Un poco de zumo de limón

Elaboración

El día previo a elaborar la tarta hacemos la mermelada casera. Para ello, lavamos bien los albaricoques (que han de estar en su punto), los partimos por la mitad y eliminamos sus huesos. Seguidamente los colocamos en un recipiente al que añadimos la mitad del peso de la fruta en azúcar (como mínimo), es decir por medio kilo de albaricoques pondremos 250 gr de azúcar, y un chorrito de zumo de limón.

El siguiente paso es dejar reposar la mezcla durante 2 horas, removiendo de vez en cuando. Pasado este tiempo, la llevamos al fuego medio-alto, removiendo con una cuchara de madera hasta que espese. Si vemos que espuma bajamos el fuego y si amenaza con subirse la retiramos, esperamos 2 minutos y devolvemos a poner al fuego.

A los 5 minutos comprobamos el espesor, si no está seguimos probando; no debemos cocinar más de 10 minutos. Si no toma el punto deseado agregamos pectina (tipo Tradissimo). Una vez lista, la vertemos en un frasco de cristal, dejamos enfriar y la metemos al frigo.

Ingredientes para el bizcocho de chocolate (molde de 20 cm)

  • 7 huevos
  • 1 pizca de sal
  • 140 gr. de azúcar
  • 150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 150 gr. de chocolate negro (mínimo 62% cacao) (tipo: Lindt)
  • 120 gr. de harina de repostería
  • 30 gr. de cacao en polvo (tipo: CasaLuker)

Elaboración

Comenzamos engrasando el molde con spray desmoldante y reservamos. Mientras tanto, preparamos el bizcocho. Para ello separamos las claras de los huevos y reservamos las yemas. A continuación, montamos las claras con 70 gramos de azúcar y batimos hasta que estén a punto de nieve. Una vez hecho reservamos la mezcla para más adelante. 

Para continuar, batimos la mantequilla (a temperatura ambiente) junto con los otros 70 gramos de azúcar, hasta que la mezcla se torne blanquecina. Eeste momento agregamos una yema y mezclamos hasta integrarla; seguidamente hacemos lo mismo con la segunda yema. 

El siguiente paso es derretir el chocolate al baño María y, una vez hecho, añadirlo a la mezcla de mantequilla, yemas y azúcar. A continuación removemos hasta obtener una mezcla completamente homogénea. 

Una vez hecho el paso anterior, tamizamos la harina y el cacao en polvo, y los incorporamos a la mezcla de antes. Debemos hacer esto en varias veces e ir mezclando con una espátula realizando movimientos envolventes. Para acabar, añadimos las claras a punto de nieve y seguimos mezclando con movimientos suaves y envolventes.

Terminamos añadiendo la mezcla al molde engrasado y alisamos la superficie de la masa. Por último, cocinamos todo, con el horno previamente precalentado a 170º C, durante 50 minutos o hasta que esté listo (con la prueba del palito).

Cuando el bizcocho esté listo, dejamos que temple dentro del molde durante 10 minutos. Pasado este tiempo, desmoldamos con cuidado y dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla. Una vez que esté completamente frío cortamos una fina lámina de la parte superior del mismo, esto nos servirá para nivelar la tarta. Para acabar, colocamos el bizcocho boca abajo y, ahora sí, cortamos este por la mitad. Por último, y con la ayuda de una espátula, añade la mermelada casera y vuelve a unir el bizcocho.

Ingredientes para la cobertura de chocolate

  • 200 gr. de azúcar
  • 100 ml. de agua
  • 200 gr. de chocolate negro (mínimo 62% cacao)
  • 20 gr. de cacao en polvo

Elaboración

Para comenzar, cogemos una olla pequeña y preparamos almíbar con azúcar y un poco de agua. Una vez hecho, retiramos del fuego y dejamos templar. Mientras tanto, derretimos el chocolate al baño María junto con el almíbar preparado. Ahora, removemos bien hasta que el glaseado esté listo y sin grumos.

Para terminar con esta deliciosa tarta, que volverá loco a más de uno, colocamos el bizcocho sobre una rejilla y ésta, a su vez, sobre un plato grande y hondo. Ahora vertemos el glaseado de chocolate de forma cuidadosa hasta cubrir completamente la superficie y los laterales del bizcocho (podemos ayudarnos con una espátula). Finalmente solo queda esperar a que el chocolate se solidifique a temperatura ambiente para poder disfrutar de una de las mejores tartas del Mundo.

¿Te ha sido de utilidad este artículo con algunas de las mejores tartas del Mundo? ¿Buscas recetas de desayunos de otros países? ¿Te interesan los postres con menos de 200 calorías? ¿Buscas postres con chocolate?

Silvia Martínez
Sígueme

error: Este contenido está protegido